¡Compártelo con tus amigos!

¿Has visto cómo se valoriza una propiedad? Es muy tentador invertir en ellas porque podrías comprar una por $200.000.000 y mañana costar $250.000.000. Que felicidad cuando la inversión que haces se valoriza y ganas. ¿No cierto?

De igual forma, ¿has visto cómo se desvaloriza algo? Supongamos que inviertes $100.000.000 en algo y mañana solo cuesta $30.000.000.

¡Qué alegría es invertir en algo que se valoriza y que triste es cuando se desvaloriza! ¿No cierto?

¿Te gustaría invertir en algo que no se valoriza?

De seguro la respuesta es NO. ¿Y sabes? ¡A los demás tampoco les gustaría?

¿A qué voy con esto?

Todos los seres humanos, nacemos grandiosos. Somos un activo de la vida ilimitadamente valorizado. Desde el momento que venimos a este mundo, traemos unas herramientas llenas de potencia para desarrollarlas y cada día valorizarnos más. Nuestra mente, nuestro espiritu, nuestro corazón, nuestro cuerpo, nuestros talentos, nuestra voz, etc, son un conjunto de cosas grandiosas que nos hacen el activo más importante de nuestra vida.

Lastimosamente, un alto porcentaje de la población, lo que hace todos los días es desvalorizar su activo, su ser, su potencia. Son muchas las personas que subvalorizan sus capacidades y sobrevalorizan las de otras personas que las rodean. En nuestro pais por ejemplo (Colombia) es muy normal ver un paradigma de creencias en el que le damos más valor a las personas de los paises desarrollados, como si estas fueran personas superiores y hubieran nacido privilegiados por Dios.

Es muy normal ver por ejemplo, como en el deporte, muchas veces cuando vemos competidores extranjeros, creemos que ellos por defecto son mejores que nosotros y competimos incluso con exceso de respeto como si estuvieramos ante un rey, un abuelo, un padre. No solo en el deporte, sino también, ante las oportunidades de la vida, como negocios, trabajos e incluso la adquisición de dinero.



¡Ah no! ¡Es que yo no nací para tener tanta plata, eso aquí en Colombia es muy duro!
¿Pasar a una conferencia? ¿Y a mi por qué me habrían de escuchar si va a venir aquel del extranjero que sabe más que yo?


Cosas así, es muy normal ver en mi cultura que día tras día hace que nos desvaloricemos.

A lo largo de nuestra vida, hemos hecho una gran inversión en desvalorizarnos, la cual hoy en día nos ha traido grandes consecuencias como:

  • Incremento del miedo y la baja confianza en que podemos lograr algo extraordinario.
  • Negatividad y resignación a las oportunidades grandiosas de la vida
  • Desmerecimiento de una vida en abundancia
  • Adaptación y conformismo a situaciones incomodas de la vida.
  • Discurso negativo en nuestro interior
  • No arriesgarse a lograr cosas extraordinarias
  • Vivir de la aprobación del otro y no de la convicción propia
  • Aumento del ego, la necesidad de lucir bien y la superficialidad.

y una muy importante que en Hablango trabajamos:

MIEDO A HABLARNOS NOSOTROS MISMOS, A HABLAR CON OTROS Y A HABLAR EN PÚBLICO.

Nuestra vida es un activo muy valioso y debemos invertir en ella cosas grandiosas. Yo te quiero invitar a que te cuestiones si estás desvalorizando tu vida o valorizandola. Te invito a que te respondas muy honestamente.

¿Cómo saber si te estás valorizando?

Mira la respuesta en los resultados de tu vida.

  1. ¿Tu discurso interno es empoderante?
  2. ¿Tu talento cada día vale más y tu le das ese valor?
  3. ¿Sabes cuáles son tus talentos?
  4. ¿Tienes una vida abundante?
  5. ¿Las personas que te rodean son personas que suman?
  6. Cuando vas a hablar, ¿es más la confianza en ti que el miedo?
  7. ¿Tu mente es libre de malos pensamientos y criticas?
  8. ¿Amas tu cuerpo?
  9. ¿Inviertes tiempo de tu felicidad?
  10. ¿Los demás te ven como una buena inversión?

Si sientes que no te estás valorizando y que tu miedo cada día lo que hace es responder más negativamente a tu valor, te invito a que observes lo que te rodea, las personas con las que te rodeas, las cosas a las que temes, qué tanto te saboteas, las creencias limitantes que aprendiste y le grites a la vida:

HOY ELIJO TRANSFORMAR ESTA REALIDAD. LO QUE APRENDÍ LO PUEDO DESAPRENDER. ME RODEARÉ DE PERSONAS PODEROSAS. ME CONECTARÉ CON LUGARES GRANDIOSOS Y ME VALORIZARÉ BASTANTE.

El miedo es un buen maestro para que veas tu situación actual y vayas por la vida y el valor que te mereces.

¡Piensalo! ¡Reflexiona! ¡Y haz algo al respecto!

¡Un abrazo!

Photo by Nina Uhlíková from Pexels


0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *