¡Compártelo con tus amigos!

¡Gracias!

¿Sabes por qué comienzo dándote las gracias?

Porque eres mujer.

Cada una de estas palabras las escribe un hombre con mucho amor y en agradecimiento a tu existencia. A mis 28 años estoy completamente maravillado de cómo hoy eres tan poderosa. Siempre lo has sido, pero sé que por creencias sociales hemos irrespetado tu brillo y tus derechos. No sé si todos los hombres del mundo quieran pedirte disculpas por ello, de mi parte yo si lo hago y aprovecho para decirte que si puedo hacer algo para que brilles mucho más, será un placer. Vivo un presente donde los derechos de la mujer toman cada vez más fuerza, donde el éxito se volvió algo unisex y donde ahora mis mentores y referentes no son solo hombres.

Cuando decidí crear hablango, siempre me dije en mi mente: Quiero que esta sea una idea bella y de valor. Así como tú, una idea bella y de valor creada por Dios.

Para mi hoy tu eres toda una oradora de vida. Estás leyendo esto y puedo sentir la sensibilidad de tus manos tomando tu dispositivo electrónico, mientras ves con una mirada hermosa cada una de estas palabras. Puedo sentir a través de tus dedos el palpito de tu corazón, que no solo bombea sangre sino también lo más hermoso de las emociones. Tus ojos y corazón tienen la capacidad de ver esto como yo nunca lo vería, porque tú eres capaz de verlo hermoso, verlo tierno, verlo profundo, solo tú podrías enseñarme bien lo que es tomar las palabras y sentirlas como un poema.

El discurso que hay en tu corazón es sensible, creador y lleno de amor. Si pudiera entrar a la conferencia de tu alma, podría salir llorando de la emoción al ver que crees y tienes la esperanza de que la fuerza también puede tener un toque de belleza. Si entro allí algún día, puedo sentir que me abrazas, me conscientes y me tocas suavemente sin darme cuenta. Ese discurso interior que vibra fuertemente con tu energía femenina, puede enamorar mi esencia masculina para siempre en algo que jamás podré comprender.

Aprendí que el amor no es solo un sentimiento. Aprendí que el amor también es un comportamiento y si hago retrospectiva de mi vida, son muchas las mujeres que me han enseñado esa clase de amor. Gracias por hablar con amor a quien no conoces y enamorar a quien tienes en tu corazón con tus palabras llenas de coherencia y buen tacto.

Un gran orador es aquel que tiene un gran mensaje y es capaz de utilizar su tono y su cuerpo para que la conferencia sea inolvidable. Sé que te has acercado a hablango para superar ese miedo, pero quiero recordarte que aquí yo solo soy una guía para que reconectes con algo que tú ya eres. Dentro de ti, solo por ser tú, ya hay un mensaje especial que hace crecer el mundo. Dentro de ti se encuentra la forma más especial para que ese mensaje sea inolvidable, tu esencia de mujer, tu tono de voz, tu feminidad corporal, todo eso combinado hace que se construya la mejor conversación o conferencia. Mira hacia adentro, abrázate sin prejuicios, quiérete sin estereotipos, acéptate como humana y no pierdas la esperanza del amor que te caracteriza.

Sé que el mundo a veces es bastante turbio. Las relaciones pueden ser dolorosas. La sociedad puede ser discriminadora. Pero eso no significa que tu debas perder tu esencia. No te transformes de cara al mundo, mejor transforma el mundo de cara a lo que tu eres.

Eres toda una oradora de vida cuando sonríes, cuando alegras a tus amigos, tus hijos, tus conocidos, tus compañeros. Eres toda una oradora de vida cuando disciplinas a un hijo o tomas una decisión en tu trabajo. Eres toda una oradora de vida cuando sueñas, declaras, escribes y expresas tus sentimientos. Muchas como tú han llegado a hablango a hablarnos de la vida, empoderamiento, marketing, bienes raíces, el amor a los padres, el amor propio, viajar, yoga, finanzas personales, entre otros mil temas. Todas nos han dado el abrazo más sentido y la charla más emotiva. He aprendido incluso como entrenador de cada mujer que pasa al frente y me muestra cómo una emoción se puede recrear con palabras y con un lenguaje no verbal de tal forma, que me haga palpitar más fuerte el corazón.

Oradora de vida. Yo hoy quiero invitarte a que sigas hablando. Yo hoy quiero invitarte a que hables con amor y no con defensa. No caigas en el juego de defenderte y demostrar quien es más que quien. Tú no necesitas la aprobación masculina para salir adelante, como tampoco necesitas acabar con otros para hacer valer tus derechos. Tú solo necesitas ser tú, sin barreras ni limites. Tú solo necesitas hablarte muy bien cada día, seguir amándote y aceptándote, seguir teniendo conversaciones poderosas y conferencias mágicas.

Gracias por regalarme tu atención en estos momentos. Espero haber dibujado en tu rostro varias sonrisas. Ahora puedo sentir tu mirada más profunda y tu corazón llenito de ganas de comerse el mundo. Ve y lucha por tus sueños y recuerda que aquí siempre estaré para que cuentes con un apoyo masculino en este linda aventura de la vida. Ven y abrázate con todas las otras maravillosas mujeres que hacen parte de esta comunidad.

Gracias por entrar en mí, porque cada una de estas palabras fue inspirado en tu existencia. Aunque históricamente hoy no es un día para celebrar como tal, sino para hacer valer los derechos ante la opresión machista: https://okdiario.com/curiosidades/dia-mujer-origen-1932496 , yo siento que la vida es una celebración continua del presente y mientras tengamos claro que no se trata de hoy 8 de marzo, sino de siempre, podremos vivir felices, en paz y en un apoyo el uno al otro donde la equidad de genero este siempre vigente.

¡Feliz día hoy y siempre!
Atentamente: Daniel Moncada – CEO de Hablango.

Categorías: Empoderamiento

0 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *